Obispo anglicano izó la bandera gay en una Catedral del Reino Unido

Durante el mes de agosto, la Catedral Anglicana de Ely, Gran Bretaña, izó en la cima de su templo una bandera gay (arco iris), símbolo del movimiento LGBT. El caso tuvo ha generado mucha polémica y dentro de la Iglesia Anglicana Británica un sector piden  y hay pastores anglicanos pidiendo sentencias a la denominación contra esa “blasfemia”.

Según el obispo Gavin Asheden “Tener una bandera del movimiento gay en una catedral es más que una contradicción, se constituye en una blasfemia”, advierte el obispo Gavin Ashenden

Sustento bíblico

El obispo acusa a los cristianos pro-LGBT de distorsionar las Escrituras, tratando de poner palabras en la boca de Dios.  Basado en  Romanos señala que  “la identidad y la práctica sexual distorsionadas son diagnosticadas por Pablo como un síntoma de idolatría.  Él advierte que cuanto más la sociedad da la espalda al Dios vivo, más la gente verá su desintegración. Esto se expresa parcialmente en esa confusión de identidad sexual”.

Por otro lado indica que “la tradición cristiana apunta a la pureza sexual y psicológica más profunda, dentro de los parámetros del orden creado por Dios”. Para el líder anglicano, “el ataque cultural e ideológico a la Iglesia hoy en día ocurre en la forma de un ataque a la integridad conceptual del matrimonio y de la familia”.

Ashenden indica que la enseñanza de Jesús sobre la sexualidad y la prohibición de la actividad homosexual en Levítico son obviados por los cristianos pro-LGBT quienes proclaman Gálatas 3:28, para fomentar que  “no hay hombre ni mujer, pues todos son uno en Cristo Jesús. “Quien usa el argumento de que los cristianos deben aceptar radicalmente las identidades LGBT sugieren exactamente lo opuesto a lo que San Pablo enseña”.

“La ética sexual siempre ha estado en el corazón de la lucha del cristiano contra el pecado, el mundo y el diablo … Jesús le dijo a sus discípulos que todo aquel que le siga deber negarse a sí mismo” y  eso incluye la sexualidad no-bíblica”.

Homofobia

En las últimas semanas, Stephen Conway, obispo de Ely, viene diciendo que la decisión de haber izado la bandera el fin de semana en que la ciudad realizaba su primera Marcha del Orgullo LGBT, fue para promover inclusión. La página oficial de la catedral en Facebook, incluso, apoyó a la marcha homosexual.

El texto dice : “Soy consciente de que los cristianos no siempre se han visto como un gran apoyo e inclusivo como algunos de nosotros nos gustaría. Por eso, tengo el placer de izar esta bandera como una señal del tipo de inclusión que deseo promover en la Catedral”.

Conway reclama que ha recibido correos electrónicos y mensajes en protesta contra su postura. Para él, su contenido se muestra “violentamente homofóbico”.

El centro de la discusión es el significado de la bandera en lo alto de una iglesia, lugar donde dividió el espacio con la cruz. “Fue una respuesta pastoral a una petición de solidaridad con el movimiento [LGBT]”, minimiza Conway.

Para el responsable de la catedral, él no está violando ninguna regla eclesiástica ni “abogando un cambio en relación a la enseñanza tradicional de la iglesia sobre sexualidad y género”.