¿Batallas contra la pornografía? Animo hay esperanza

¿Batallas contra la pornografía?

 

¿Eres una persona que lucha contra la plaga de la pornografía?  Es esto algo que no quieres en tu vida pero que parece imposible de vencer. ¿Te sientes mal porque eres cristiano y no puedes con ello? Déjame decirte que no estás solo.  Muchos de nosotros hemos estado atrapados en las garras de este terrible flagelo y queremos decirte que con la ayuda de Dios hay esperanza.

Por ello queremos compartir contigo algunos puntos que nos han servido a nosotros y a muchas personas que hemos ayudado.

Consejos:

Primeramente debes darte cuenta que esto no es sólo un asunto espiritual.  En Primera de Tesalonicenses 5:23 se nos dice “Que Dios mismo, el Dios de paz, los santifique por completo, y conserve todo su ser —espíritu, alma y cuerpo—” (NVI). Por lo tanto creemos que es un error sólo quedarnos orando por ello, o leyendo la Biblia o hablando con nuestros guías espirituales. No estamos diciendo que esto no sea bueno, pero creemos que se debe actuar en forma más amplia.  Cuando llega la tentación debemos preguntarnos ¿Por qué estoy sintiendo esto? y en la mayoría de los casos se debe bien porque nos sentimos solos, cansados, molestos, enfermos, tristes, con temor, con stress o inseguros. Te darás cuenta que son sentimientos o emociones que nos llevan a la tentación y a la lujuria

En Segundo lugar debes trazarte un plan.  Una vez identifiques esos sentimientos debes aprender a elegir una manera sana de satisfacer la necesidad que ocasiona ese sentimiento en lugar de tratar de aplacarlo con la lujuria o la pornografía. Prepárate bien y verás como funciona.  Desarrolla un plan de acción cuando esos sentimiento te embarguen.  Haz algo así “Cuando me sienta __________ (emoción identificada) haré lo siguiente __________ “.  Te doy un ejemplo “Cuando me sienta solo, llamaré a un amigo”. O quizás “Cuando me sienta con stress, haré algo de ejercició o respiraré profundamente”.  Intenta descubrir los sentimientos dominan tu vida y disparán la adicción y prepara un plan de acción con algo sano que sepas que te va a ayudar.  Esto es muy importante tenerlo listo antes que las cosas se pongan difíciles. Una vez trazado el plan de acción sólo basta con ponerlo en práctica.

Además tienes que trazar una estretegia para cortar el suministro de lo que te ata.  Recuerda lo que dice la Biblia “Si tu mano te hace pecar….” Creemos que es importante que hagamos “amputaciones radicales” en nuestras vidas.  Por ejemplo si tu fuente proviene de internet, asegurate de tener filtros de contenido adecuados o un software que pueda rendir cuentas a otras personas”.

Por último manten tu vida en la Luz. Independientemente del tipo de pornografía que consumas, asegúrate que tu vida sea totalmente transparente con al menos otras dos personas que se comprometan en ayudarte al menos cada semana contra esta tentación. No dependas de una sóla persona pero eso sí no hagas trampas y haz tu rendición de cuentas de manera consciente y exhaustiva.

Recuerda que sólo tu eres el que puede tomar medidas para vencer a la adcción. Con la ayuda de Dios pudes lograrlo.  Hemos sido creados con cuerpo, alma y espíritu y por ello debemos cuidar esas tres áreas sobre todo cuando luchamos contra la lujuria o la pornografía. Además esto no lo podemos hacerlo solos: ninguna persona ha sido creada para ser como una isla. Por lo tanto, se inteligente y se valiente y no te olvides: si hay miles de personas que se encuentran restaurándose al igual que yo y han vencido con la ayuda de Dios y la ayuda de otros guerreros, tú también puedes vencer