El caso de Ted Haggard pone un tema controversial otra vez en debate

Ted HaggardSobre el caso de Ted Haggard presentamos un interesante artículo de la prensa secular en relación a la Homosexualidad, en el cual se presentan diversos ángulos en la posición acerca de la homosexualidad.  Nuestra posición se basa en los principios bíblicos y a pesar que en este artículo se puedan presentar otras perspectivas nos parece interesante la publicación de este artículo para la reflexión de nuestros visitantes.

Las obscuras confesiones de pecado realizadas por el prominente pastor Ted Haggard, luego de acusaciones de haber tenido relaciones con un prostituto, han revivido el volátil argumento acerca de las raíces de la homosexualidad -un debate donde la religión, la política y la ciencia tienden a chocar.

Haggard, quien dijo que no es gay, fue despedido este mes de la Iglesia New Life de Colorado Springs, y ahora enfrenta lo que los funcionarios de la iglesia llaman un “proceso de restauración” que incluirá una exploración clínica de su sexualidad.

Los detalles de este proceso todavía son vagos. Pero los líderes evangélicos que guiarán a Haggard a través de este proceso, lo harán en medio de preguntas acerca de cómo los evangélicos balancean los recientes resultados de las investigaciones con sus creencias religiosas.

La evidencia científica, un cuando todavía inconclusa, señala hacia biología como un fundamento para la atracción sexual. Muchos evangélicos y cristianos creen que las personas pueden ejercitar control sobre como tratan las atracciones hacia personas del mismo sexo -y algunos movimientos han empezado a reconocer el rol genético en el asunto.

Lo innato y lo adquirido

Aun cuando el debate entre de lo innato y lo adquirido -biología versus factores sico-sociales- ha venido dándose por años, las más recientes investigaciones indican que la orientación sexual está incorporada en los seres humanos hasta cierto punto, dijo Anthony Bogaert, un profesor de psicología que estudia el desarrollo de la orientación sexual en la Universidad Brock en St. Catherine, Ontario.

Estos descubrimientos se aplican más a hombres que a mujeres, los mismos que serían más “flexibles” en el desarrollo de la orientación sexual, él agregó.

“El péndulo probablemente se inclina hacia el lado biológico de las cosas,” dijo Boegaert. “Ciertamente algunos argumentan que el proceso sico-social también entra en juego. Pero para los hombres parece que esto se determina muy temprano en sus vidas, y esta determinación probablemente esta fuertemente influenciada por la biología.”

Los americanos han cambiado gradualmente su manera de pensar acerca de los orígenes de la orientación sexual, a través de los últimos 30 años.

En una encuesta Gallup realizada en 1977, sólo el 13 por ciento pensaba que la gente “nacía con” la homosexualidad, mientras que el 56 por ciento lo atribuía al “crianza o al medio ambiente.”

Esos números se han ido a los polos opuestos hasta este año, en el cual por primera vez las respuestas de “nacido con” han sobrepasado a la “crianza” en un 42 por ciento a un 37 por ciento.

Once por ciento piensan que es un poco de ambos -una cantidad que no ha cambiado mucho a través de las décadas.

Alan Chambers,  presidente de Exodus Internacional, localizada en Orlando y que aboga por la “libertad de la homosexualidad a través del poder de Jesucristo,” describe la existencia de actitudes de mayor aceptación hacia el rol que la genética pueda jugar en estos casos.

La posición de Exodus acerca de la homosexualidad es que esta es de “causa múltiples,” dijo Chambers. Un lado del debate dice que está basado solamente en la genética, mientras que el otro lado dice que la homosexualidad “puede desaparecer” con una oración y la lectura de la Biblia, indicó Chambers. El indicó que además piensa que los factores biológicos y de desarrollo también juegan un rol muy importante.

“Cualquiera que sea la causa, la gente tiene que escoger una opción,” dijo Chambers. “No son solo sus sentimientos, sino más bien una decisión de lo que harán con esos sentimientos, basados en sus convicciones y no en la ciencia.”

Debatiendo el cambio

Steve Smith, un terapeuta de masajes de 43 años de Denver, dijo que él experimentó la atracción hacia personas de su mismo sexo poco después de la pubertad, él actúo basado en esos sentimientos en la universidad -debido a sus antecedentes cristianos fundamentalistas- el se sintió sobrecogido con culpabilidad.

Poco después, Smith se enroló en el programa de Exodus Internacional con otros jóvenes adultos en una casa común y corriente cerca de San Antonio.

Se le dijo a Smith que las personas que sienten atracción a personas del mismo sexo, han carecido de relaciones saludables durante su niñez; por lo que el vivir junto con otras personas como una familia durante un año, crearía relaciones no sexuales y “borraría” sus pensamientos homosexuales.

Aun cuando el programa “ofrecía mucha camaradería y conexión entre las personas” él dijo que llegó a negar esta premisa.

Finalmente, Smith encontró claridad acerca de su identidad acostado en su cama a solas una noche.

“Usted llega a descubrir quien en realidad es en esos momentos de quietud,” indicó Smith. “Yo supe que fundamentalmente nada había cambiado en mi, sino solamente mi manera de comportarme.”

La organización Enfoque a la Familia, localizada en Colorado Springs, aboga por la creencia de que los homosexuales pueden cambiar. El ministerio ha realizado conferencias de un día llamadas “Love Won Out” a través de toda la nación; las mismas que han sido acompañadas de protestas y publicidad.

Funcionarios de este ministerio declinaron los pedidos para ser entrevistados para este reportaje.

Joseph Nicolosi, presidente de la Asociación Nacional de Investigación y Terapia de la Homosexualidad (NARTH) creo la frase “terapia de reparación”, un tratamiento controversial que dice ayudar a las personas a cambiar su orientación sexual.

El NARTH cree que para la mayor cantidad de gente los factores biológicos, psicológicos y sociales forman la identidad sexual a una edad muy temprana -pero pone mayor énfasis en la familia, las influencias sociales y del medio ambiente. El grupo no ve la homosexualidad como “algo normal y parte del diseño del ser humano” o que no se pueda cambiar.

Robert Spitzer un profesor de psiquiatría de la Universidad de Columbia, realizó un estudio usualmente citado por el NARTH como evidencia de que los homosexuales y lesbianas si pueden cambiar. Pero se molesta de cómo los proponentes de la terapia reparativa descartan sus ideas de que en la población en general, tal cambio es muy raro.

“La derecha cristiana nunca menciona esta conclusión,” él dijo. “Yo encuentro toda su agenda odiosa. Ellos quieren humillar a los homosexuales y privarlos de sus derechos civiles”.

 

La Terapia llama la atención

Hace décadas muchos grupos profesionales han rechazado el concepto de la homosexualidad como una “enfermedad mental” -ese cambio viene desde 1973- y recientemente ellos han publicado artículos que se oponen a la terapia reparativa.

La Asociación Americana de Psicología, la Asociación Nacional de Trabajadores Sociales, La Asociación Americana de Psiquiatría y la Academia Americana de Pediatría han emitido comunicados reconociendo su preocupación por el daño que este tratamiento puede causar a los pacientes.

Jack Drescher, un psiquiatra y psicoanalista de Nueva York, quien realiza conferencias “en contra” de las reuniones de “Love Won Out” está en descuerdo con la idea de que no hace ninguna daño al tratar de cambiar la orientación sexual de una persona.

El está de acuerdo con muchos investigadores en el hecho de que no existe evidencia sólida, ni estudios revisados por colegas que indiquen que la terapia reparativa de resultado; además no existen estándares de practica para este método.

“A ellos no se les invita a dar conferencias a las escuelas de medicina, ellos solamente están presentando estas ideas al público a través de campañas de marketing,” dijo Drescher. “Ellos pretenden crear en la mente del público una impresión falsa de que existe una controversia que el público debe conocer.”

Eso no quiere decir que no haya una discusión actualizada que explore los origines de la orientación sexual.

Por ejemplo, el profesor de psicología, Daryl Bems, de la Universidad de Cornell sostiene la teoría de que lo “exótico se convierte en erótico” y esta toma ideas de lo innato y adquirido. El acepta la investigación que indica la existencia de que un elemento genético esta involucrado; el acepta que los genes simplemente codifican el “temperamento” que lleva al niño o a la niña a estar conformados con el sexo -en el caso de los niños a actuar como niños- o también, no conformados.

Para los niños que no se conforman y que se identifican más con la niñas, los otros niños se vuelven “exóticos”. A medida que ese niño entra en la adolescencia, lo exótico se convierte en erótico -y en consecuencia en un objeto de deseo sexual.

Los proponentes de la terapia reparativa han citado el trabajo de Bem para apoyar su propio trabajo -algo que Bem cuestiona como una agenda con intenciones políticas.

“Yo no creo que mi teoría, aun cuando provee un campo para las experiencias, de ninguna estrategia para cambiar a un niño gay y hacerlo normal,” él indicó.

Al mismo tiempo, él indica que la política está rodeando todos los lados del debate científico. “Las personas empiezan con actitudes,” él agregó, “y luego deciden que teoría les gusta”.

 

Abiertos al cambio

Warren Throckmorton, psicólogo de la Universidad de Gorve City en el oeste de Pennsylvania, está en desacuerdo con algunos de los parámetros de la terapia reparativa. Pero aun cuando el firmemente asegura que no es una terapeuta reparativo, él no descarta a aquellas personas que dicen haber sido transformadas.

“Las personas de tendencias evangélicas, creen que la esencia de su ser es tener una relación con Dios,” dijo Thorckmorton. “Si ellos en realidad son quienes en realidad dicen ser, entonces eso significa que deben alinear sus sentimientos sexuales con sus creencias religiosas.”

Y eso, él agregó, puede ser el siguiente paso para Haggard.

“Parece que él ha estado luchando con sus sentimientos secretamente,” dijo Throckmorton. “Ahora tiene la oportunidad, si es que puede ser totalmente sincero con su consejero, para descifrar la manera en la que quiere vivir y los límites quiere establecer en su vida.”

Pero algunas personas de la comunidad gay que temen las repercusiones que el escándalo Haggard pueda traer.

“Estoy preocupado de que él vaya a través de este proceso de restauración y que salga como un confirmado heterosexual y luego se convierta en el prototipo de este ilegitimo proceso de terapia reparativa,” indicó Michael Brewer, director de políticas públicas para el Gay Lesbian Bisexual Transcender Community Center de Colorado.

Desde su oficina de Denver, el ministerio cristiano Where Grace Abounds, ofrece grupos de apoyo, consejería y otros recursos para personas que están luchando en contra de atracciones no deseadas a personas del mismo sexo.

La directora Mary Heathman, describiendo la carta de disculpa de Haggard que fue leída a la Iglesia New Life, dijo que le sorprendió el hecho de que Haggard habló acerca de buscar asistencia de “muchas maneras” para sus luchas, pero que ninguna dio resultado. Luego él admitió que cuando él dejó de comunicarse acerca de ello, la “oscuridad” aumentó.

“Ese es el punto clave allí,” ella dijo. “La transparencia para cualquier problema es el inicio de cualquier solución; como dicen los (Alcohólicos Anónimos) estamos enfermos en la medida que guardemos nuestros secretos.”

Fuente: AP,Agencias/entreCristianos